Atención telefónica:

Mañanas: Lunes - Viernes de 9:00 a 13:00
Tardes: Lunes - Jueves de 17:00 a 20:00

Martes, 05 Julio 2011 06:48

Un juego de niños con beneficios de mayores

Written by

Las tragaperras se debaten entre renovarse o morir. El sector de los juegos tradicionales de azar lucha para no terminar de rendirse frente al rodillo de los juegos online.

En un país que arrastra a toda una generación de jóvenes desempleados y en un contexto en el que Internet toma ventaja en el negocio, las empresas de juegos recreativos prepararán sus anzuelos para captar a las nuevas generaciones de jugadores. No resulta una tarea sencilla ya que, tal y como reconocen desde el sector, la competitividad es más feroz que nunca y la mayoría de usuarios prefiere jugar un Euromillones que le pueda cambiar la vida a otro tipo juego que sólo le reporte una pequeña alegría.

 

 

Esta semana la empresa estadounidense Zynga ha anunciado su intención de iniciar los trámites para colocar un 10% de la compañía en bolsa. Muchos internautas puede que no asocien este nombre a juegos que, a buen seguro, les habrán atrapado durante varias horas. Ejemplos de estos programas son la popular granja de Facebook ‘Farmville’, Zynga Poker o ‘Mafia Wars’. En la compañía ya se frotan las manos pensando en los 1.500 o 2.000 millones de dólares que estiman que se embolsarán en una operación para la que toman posiciones suscriptores de la talla de Morgan Stanley, Goldman Sachs, Bank of America, Barclays o JPMorgan.

Hasta aquí todo normal. Una empresa más de la Red que da el salto al parqué en una corriente que evoca al ‘boom’ de las puntocom del 2000. Sin embargo, en el universo del juego no todos están felices. El sector se ha diversificado y el abanico de ofertas para los usuarios ha experimentado un notable crecimiento, siempre vinculado al paso que marca Internet. Hoy existe un tipo de juego -siempre en referencia a aquellos que tienen ánimo de lucro- para cada persona y franja de edad, que van desde las apuestas deportivas al póker on-line, pasando por los tradicionales juegos loteros. La cara amarga la protagonizan los clásicos: éstos son las tragaperras, los bingos o los conocidos cupones de la ONCE. La crisis deja menos dinero en las manos de los jugadores, pero éstos también cuentan con más posibilidades para jugar.

Cuando se habla con los distintos representantes de las asociaciones de juego españolas se palpa un denominador común en todos ellos: el sector está indignado. Considera que se le está obligando a competir en condiciones de desigualdad, en un mercado inundado de plataformas on-line que operan desde paraísos fiscales y que hasta ahora no tenían la obligación de tributar como las empresas con sede en España. “El Gobierno ‘se pasa por el forro’ la normativa y nos da la espalda” señala Eduardo Antoja, vicepresidente Ejecutivo de la Confederación de Empresarios del juego (COFAR).

La nueva Ley del Juego entró en vigor el pasado mes de mayo y entre sus novedades destaca la creación de un tipo impositivo propio para las casas de apuestas, que tendrán que pagar a Hacienda el 25% de sus ingresos netos. También se prevé que a partir de noviembre se pondrá en marcha un concurso de licencias online y, a partir de 2012, aquellas compañías que no las obtengan no podrán publicitarse. Además, éstas tendrán que operar preferentemente con un dominio .es y redirigir a los usuarios al mismo.

Nadie quiere meterse con los patrocinadores de Real Madrid o Sevilla. Se sabe que se está cometiendo una ilegalidad pero se va a permitir que se siga haciendo hasta el próximo uno de enero”, señala Antoja. Los principales operadores y fabricantes del sector no niegan que el momento es delicado y miden cada palabra a la hora de valorar las posibilidades de supervivencia de un negocio que parece estar en pleno proceso de renovación forzosa. La crisis, la ley antitabaco, los apuros de la economía familiar, la incidencia de Internet… multitud de argumentos parecen hacer mella en el juego y en lo que todos coinciden es en que se está gastando menos.

Por si fuera a poco, surgen nuevas fórmulas que conectan con el público más joven como los establecimientos de apuestas deportivas. “Los jóvenes se decantan por estos juegos aunque, a pesar de los tópicos sobre la tercera edad, todavía sigue habiendo una afluencia constante de menores de 25 años en los bingos”, afirman desde el departamento de comunicación de Codere, empresa propietaria del bingo Canoe de Madrid y las casas de apuestas Victoria.

La salida a bolsa de la lotería estatal incendia todavía más al sector privado

Desde que se anunció la operación de salida a bolsa de Loterías y Apuestas del Estado prevista, en principio, para el próximo otoño, la mayoría de operadores privados se llevaron las manos a la cabeza. Para ellos, esta maniobra del Gobierno supone la enésima estocada porque consideran que la privatización del ente público incurrirá en acciones de competencia desleal.

Desde COFAR consideran que esta maniobra es una operación para que el ente estatal consiga la financiación necesaria para estar presente en nuevos canales como Internet. Sin embargo, consideran que “las reglas de libre competencia quedarán adulteradas porque a fin de cuentas el Gobierno no deja de ser juez y parte de la propia regulación”. Los operadores consideran que esta operación acabará en el Tribunal de la Competencia así como en las máximas instancias legales de Luxemburgo.

De clásicos físicos a novatos virtuales

Desde el pasado 17 de mayo, el Casino Gran Madrid ha conseguido hacerse con la primera licencia otorgada por la Comunidad de Madrid para ofrecer sus servicios a través de la Red. José María Paredes, director de comunicación del casino, insiste en que “los juegos tradicionales están en desventaja frente a los online” a los que considera ilegales por no pagar impuestos como hacen el resto de operadores que los ofrecen desde España. Sin embargo, no tarda en matizar: “no estamos en contra del juego online pero queremos competir en igualdad de condiciones”.

El casino de Torrelodones -como se le conoce popularmente- ha realizado una inversión cercana a los tres millones de euros para impulsar su plataforma vía Internet. Ahora mismo el proyecto se encuentra en fase de pruebas y se están llevando a cabo un millón de simulaciones para comprobar la aleatoriedad de los juegos que se ofrecen.

Paredes no esconde que “la gente gasta con menos ligereza que antes” y no duda en reivindicar las sensaciones que se obtienen de la experiencia real del juego frente a la que se ofrece por Internet. “Puede que los jóvenes estén más cerca de las nuevas tecnologías pero no son ajenos al juego tradicional ya que de entre los 560.000 visitantes que pasan por las puertas del casino cada año, 150.000 tienen menos de 25 años".

Additional Info

Last modified on Lunes, 18 Julio 2011 08:34