¿Soy ludopata? Test para saber si tienes adicción al juego
Necesito ayuda para superar la adicción al juego

Atención telefónica:

Mañanas: Lunes - Viernes de 9:00 a 13:00
Tardes: Lunes - Jueves de 17:00 a 21:00

Frontpage Slideshow | Copyright © 2006-2015 JoomlaWorks Ltd.

fuente: sectordeljuego.com

Las jornadas celebradas con motivo del Día de Internet tuvieron lugar este fin de semana en Madrid

La Fundación Codere, organización sin ánimo de lucro que fomenta y promueve el análisis y la transparencia de la industria del juego y la seguridad jurídica, ha colaborado un año más en el patrocinio de la jornada sobre Internet “X1RedMasSegura”, que este fin de semana ha celebrado su cuarta edición en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones (Madrid), en el marco de la celebración del Día Internacional de Internet.

Daniel Mateos trabajaba en banca y lo despidieron. Era el año 2010, un mal año, pero lo que parecía un contratiempo grave se convirtió en la ocasión de su vida. Se hizo «tipster», que es algo así como un corredor de apuestas, un experto que te dice «mete dinero a este equipo y a este otro». Su conocimiento del tenis le permitió ganarse el pan durante un tiempo: compartía sus pronósticos a través de internet.

Álex y Samu también apuestan. Comenzaron a hacerlo de manera más o menos seria hace cinco años. Hoy tienen una web (Pensador de Apuestas) y patrocinan un equipo de Segunda División: la Unió Esportiva Llagostera. Daniel, Álex y Samu son tres entre miles. Cada vez son más personas las que venden sus pronósticos a cambio de dinero, pero muy pocos se atreven a vivir de ello: «Las apuestas son una carrera a largo plazo y, aunque parezca lo contrario, hay estudios que dicen que no más del 3-4% de la gente que apuesta gana dinero», explican Álex y Samu. «Vivir de las apuestas sería, bajo nuestro punto de vista, vivir demasiado al límite. Nadie acaba con beneficios el 100% de los meses, por lo que para vivir única y exclusivamente de las apuestas tienes que ser muy bueno, tener la cabeza muy fría y ser muy equilibrado emocionalmente».

fuente: jocprivat.com

La entidad representativa del sector Salones confirma la creación de un comité monográfico que contribuya !a un desarrollo óptimo y sostenible de la industria".

ANESAR confirmó a través de un comunicado remitido en la tarde de ayer lunes la creación de este comité, cuyo objetivo "es asegurar al cliente el máximo disfrute de su experiencia de entretenimiento en un contexto de regulación, seguro y garantista".

fuente: elconfidencial.com

Cuesta creer la historia de este hombre. Pero la cuenta, enseña los papeles y además no está solo. Resumiendo: nuestro jubilado -pide que no se publique su nombre porque ni su familia conoce su situación- estuvo enganchado al 'blackjack online', donde perdió hasta la camisa. Ahora está rehabilitado y se autoexcluyó del juego. Pero por una extraña interpretación legal Hacienda le persigue ahora por no declarar el dinero que ganó en el juego -sin tener en cuenta que perdía mucho más de lo que ingresaba-. "Voy a pagar, he llegado a un acuerdo para fraccionar el pago y creo que así podré evitar que se entere mi mujer. Ya me ayudaron a pagar las deudas del juego y no sé cómo se tomarían que esto vuelva". Como él, decenas, quizá cientos, de jugadores de toda España están recibiendo actas de sanción de Hacienda que en algunos casos amenaza con arruinar su vida otra vez.

"Voy a pagar, he llegado a un acuerdo para fraccionar el pago. Así podré evitar que se entere mi mujer"

En abril de 2013, la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) envió a todas las casas de apuestas que habían obtenido licencia para operar en España un requerimiento que años después aún está dando dolores de cabeza a muchos jugadores. Hacienda pedía para los años entre 2008 y 2011 "relación de jugadores que han obtenido premios en cuantía individual superior a 300 euros" en un solo premio o "que la suma anual de los mismos supere los 2.500 euros", según un documento al que ha tenido acceso El Confidencial. Les reclamaba la fecha de las ganancias, el juego usado y que los agruparan por jugador y año. Para el año 2012 pedía la misma información pero siempre restando las pérdidas.

La razón es que el 1 de enero de 2012 entró en vigor una reforma legal que permitía deducirse las pérdidas del juego. Hasta entonces, lo que uno perdiera en el casino era cosa suya pero debía tributar por lo ganado. En la práctica daba igual lo que dijera la ley: el dinero que ganaban los jugadores estaba fuera del radar de Hacienda porque nadie pagaba por lo que se llevaba en una timba o en la ruleta. Sin embargo, con el juego 'online' eso cambiaba. Con ayuda de las casas de apuestas, Hacienda podía conocer al detalle ingresos y pérdidas de cada jugador. Si no cambiaba la ley se producía el absurdo de que uno debía pagar impuestos por lo que ganaba sin tener en cuenta que minutos antes podía haber perdido. Como si tributara por cada mano de póker ganadora sin descontar las perdedoras. 

"Hacienda aplica la ley a rajatabla, aunque sea absurdo. Pagan el pato de una legislación anticuada"

Pero como el juego 'online' empezó antes que la ley, Hacienda ha encontrado un filón. Y ha comenzado a levantar actas a jugadores interpretando la ley al pie de la letra. Exactamente haciéndoles pagar por cada mano ganadora pero sin tener en cuenta las manos malas, que en algunos casos son mayoría. Un caso: una joven de Zaragoza jugaba apuestas deportivas 'online'. "Las ganancias en el año 2010 ascienden a un importe total de 1.058.492 euros", según la documentación de la inspección de Hacienda en poder de El Confidencial. Podría parecer un buen negocio, pero la siguiente frase del acta de liquidación de Hacienda, fechada el pasado 27 de abril, lo descarta: "Junto con dichas apuestas ganadas la contribuyente realizó otras apuestas sin ganancia en las que, por tanto, perdió lo apostado, por un importe total de 1.053.756,13 euros". Es decir, que en un año de juego compulsivo ganó 4.736,66 euros.

fuente: elmundo.es

El hombre apoyado en uno de los ventanales traslúcidos de la casa de apuestas deportivas se hace los cigarrillos de liar sin filtro. Se fuma tres mientras espera que los chavales salgan del instituto.

 

Es viernes, son las 15.00 horas, está nublado en Cáceres y este fin de semana es la última jornada de Liga. Antes de irse a comer a casa, tres chicos de 16 años se acercan a la casa de apuestas, a dos calles de su centro escolar. «Perdona la espera, Ramón, la profesora se ha enrollado», le dicen al hombre. Los chicos sacan de la mochila un cuaderno pequeño, arrancan una hoja y se la dan con 15 euros en billetes de 5. «Aquí tienes las combinaciones. Mira cómo está el Milán en la Serie A. Si pagan bien le metes un par de euros, está a un punto de la Europa League», le dicen.

 

Mientras Ramón entra para hacer las apuestas, los chavales nos explican que a ellos les tienen fichados y no les dejan pasar por ser menores. Por ello recurren a la figura de este intermediario. El hombre, extremeño de 43 años, operario de cámara en paro, se lleva entre un 15 y un 20% del dinero de las apuestas ganadoras. «Todo depende de lo que ganen. Normalmente, cuando después quedo con ellos, negociamos mi parte», cuenta.

Confiesa que empezó en este negocio cuando un sobrino menor de edad le dijo que si apostaba por él, le daba una parte si ganaba. «Me saco una propina, nada más. Lo bueno es que ya tengo una cartera de clientes fieles. En mi situación esto, aunque parezca una tontería, me da de comer algunos días».

autor: IRENE HDEZ VELASCO. elmundo.es

La historia de Javier y Pedro: las apuestas deportivas son la principal puerta de entrada de los jóvenes a la ludopatía

El negocio de los intermediarios de las apuestas deportivas

Los bolsillos. Los bolsillos son el punto débil de Javier, el único indicio visible de la terrible historia que este chaval de 19 años, alto, guapo, sanote, ojos azules y sonrisa seductora esconde dentro. Los bolsillos de Javier siempre están vacíos, desoladoramente vacíos. Ni una triste moneda tintinea en ellos, no contienen el más mínimo rastro de calderilla. Javier está en tratamiento y tiene estrictamente prohibido llevar dinero. Es ludópata, adicto a las apuestas deportivas desde que tenía 15 añitos. Y si llevara dinero encima es muy probable que no lograra resistirse a la tentación y acabase jugándoselo todo, como ha hecho durante los últimos cuatro años hasta sumar deudas de más de 7.000 euros.

Su caso es sintomático. Porque las apuestas deportivas se han convertido en la nueva y principal puerta de entrada de los jóvenes a la ludopatía. La inmensa mayoría de los chavales que hoy cae en las garras de esta patología comenzó a jugar apostando un inocente puñado de euros a un partido de fútbol, a una carrera de galgos, a un encuentro de baloncesto... En las asociaciones de ayuda a ludópatas están alucinados con el número cada vez más enorme de adolescentes (menores incluidos) que les llegan enganchados a las apuestas. Hasta el punto de que hoy en día son la aplastante mayoría, según confirman desde varias de estas organizaciones.